La Gula del Norte

La historia de la empresa arranca en el año 1974 cuando varias empresas familiares con larga tradición en la pesca y comercialización de la angula decidieron unir sus esfuerzos y crear la mayor empresa del sector, ANGULAS AGUINAGA, S. A.

La captura de la angula empezó a caer drásticamente a principios de los años 80, de forma que Angulas Aguinaga sólo consiguió comercializar un 10% del volumen habitual. Ante un problema de tal magnitud, la empresa tuvo que buscar alternativas de negocio, decidiéndose por la creación de un sustituto natural de la angula y lo encontraron en el surimi, un derivado del pescado consumido en Japón desde hace siglos. De hecho, surimi en japonés significa “músculo de pescado picado”.

 

 

 

El proceso de elaboración del 'surimi' es bastante complejo. Para su obtención se emplean especies de pescado abundantes pero con poca salida comercial y de bajo precio, así como recortes procedentes del proceso de fileteado. Algunas de las especies más empleadas son abadejo de Alaska, tiburón, bacalao, caballa, merluza, sardina o jurel.

Para su elaboración, en primer lugar se limpia y lava el pescado varias veces para eliminar la piel, las escamas, la sangre y las vísceras. Mediante este lavado se obtiene un músculo limpio que habrá que deshidratar para poder obtener la pasta que más tarde dará lugar al 'surimi'. Esta pasta se mezcla con sal, azúcares y fosfatos, y se calienta para que adquiera una consistencia de gel. A continuación el producto se envasa y refrigera o se congela.

En Navidades de 1991 se produjo el lanzamiento de 'La Gula del Norte' y Angulas Aguinaga abandonó la pesca y comercialización de la angula. Se trata de un sucedáneo de angula a base de surimi que ha tenido un gran éxito gracias a la gran calidad obtenida y a su facilidad de preparación. El producto está protegido por dos patentes propiedad de Angulas Aguinaga S.A. en las que se reconoce el carácter inventivo del producto así como del proceso de fabricación.

Los procesos de fabricación son controlados según los requisitos más estrictos de seguridad alimentaria propuestos por Comités Internacionales, estando certificados según las normas BRC, IFS y habiendo sido la primera empresa en el mundo en obtener el certificado ISO 22000.

El surimi es un producto mucho más barato y su sabor apenas cambia. Del surimi se ha hecho de todo. Desde palitos de cangrejo, que es probablemente su aplicación más conocida, hasta el sucedáneo de anchoa en salazón inventado por científicos del laboratorio vasco Azti. Al margen de la tecnología, el éxito de la gula del norte ha estado también relacionado con una intensa promoción en televisión y otros medios.

En 1993 la compañía lanza la primera campaña de publicidad en televisión. El apoyo publicitario y la degustación del producto en el punto de venta han sido clave a lo largo de toda su historia para su éxito.

Han anunciado este producto desde Arguiñano (vía canapés) hasta Rosa María Sará, sin olvidar a los toreros Francisco Rivera Ordóñez y Manuel Díaz ‘El Cordobés’. Y las empresas de la competencia no se han quedado con los brazos cruzados. Otras anguleras de Aguinaga no tardaron mucho en registrar marcas similares utilizando el nombre de esta localidad, lo que legalmente está permitido.

Algunas de estas empresas, como Nakula con sus ‘Estrellas Aguinaga’, se ven obligadas a utilizar la patente 8901508, registrada por Angulas Aguinaga en los noventa.

En 1996 la Gula del Norte, como líder indiscutible de la categoría, sigue apostando por la innovación y lanza sus primeras raciones preparadas “CALENTAR Y LISTO”. Completos platos listos para consumir con La Gula del Norte como protagonista, combinada con suculentos complementos.

En Septiembre de 2007 Angulas Aguinaga lanza al mercado un nuevo envase para La Gula del Norte que contiene dos cavidades y es divisible en 2 porciones individuales. Un envase que revoluciona el mercado.

El surimi de la mejor calidad se obtiene del Abadejo de Alaska, si bien sus reservas se están agotando por las compras masivas que efectúa China, lo que evidentemente encarece el producto.

A nivel internacional, la exportación se dirige principalmente a Europa y Latinoamérica en donde se beneficia de una cultura culinaria muy similar a la nuestra.

Intentan establecer colaboraciones con empresas españolas como Conservas Ubago S.L., con algunas de las mayores empresas de alimentación en Japón como son el grupo Nichirei o Nippon Suiman, con empresas francesas, alemanas, etc, porque pese a los esfuerzos la cantidad de producto exportado sólo alcanza el 10% de las ventas de la compañía.

Desde 2008 la compañía ha venido lanzando al mercado nuevos productos de valor añadido muy enfocados en la exportación. La Gula del Norte salió al mercado hace 25 años, en las Navidades de 1991. Dada las características del producto la publicidad en televisión es la gran apuesta de la marca para llegar al gran público, y también para convencer al más reacio, junto a las degustaciones en lugares estratégicos como los centros comerciales.

 

La innovación alimentaria es una de las puntas de lanza fundamentales de la empresa para crecer y expandirse, adaptando los productos a los gustos de los consumidores de los mercado en los que opera.

VOLVER