¿En qué fondo de inversión invertir?

Cuando un ahorrador se plantea la inversión de su dinero en fondos de inversión debe estudiar en profundidad que fondo o que combinación de ellos es más adecuada para los objetivos que pretende alcanzar, el plazo al que quiere realizar la inversión y otras circunstancias personales relevantes como los conocimientos financieros, el perfil o tolerancia al riesgo que tenga y la situación fiscal, entre otras.

Por tanto, hay que estudiar en profundidad dos elementos fundamentales:

  1. El perfil del inversor
     

  2. Las características de los fondos de inversión: análisis y selección

A partir de ahí se podrá considerar la elegibilidad de un fondo de inversión adecuado para el perfil de inversión de los ahorradores, de forma que se adecue a las necesidades y a los riesgos que el inversor está dispuesto a asumir.

Estas actividades han de ser desarrolladas por el asesor o intermediario financiero pues forma parte de sus funciones fundamentales. Hoy la normativa MiFID obliga a las entidades a proporcionar mayor detalle de las inversiones y a ajustar la oferta de productos al perfil inversor de los clientes, para lo que hay que tener en cuenta los conocimientos y experiencia de los inversores.​

Esta es la razón por la que es obligatorio pasar unos test de idoneidad y de conveniencia que permiten clasificar a los clientes minorista. En función de esta clasificación se da acceso o no a los diferentes productos de inversión, los cuales además se clasifican en función de su complejidad, o dicho de otro modo dificultad de comprensión por un ahorrador medio.

La normativa MiFID permite clasificar al potencial inversor en una de las tres categorías de clientes que distingue: Cliente Minorista, Cliente Profesional y Contraparte Elegible.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
 
Test de conveniencia


Si el intermediario financiero realiza actividades de comercialización de productos financieros, está obligado a la realización de un Test de Conveniencia. Mediante la realización de este Test de Conveniencia se pretende conocer si el cliente es capaz de comprender la naturaleza y los riesgos de los productos. Este Test de Conveniencia trata de valorar los conocimientos y experiencia del cliente, que tiene que contestar cuestiones referentes a: la tipología de productos que ha contratado con anterioridad, el importe de inversión, la frecuencia y también cuestiones en relación a la formación, académicas y profesionales, como pueden ser el nivel de estudios o la profesión actual, entre otros.

Test de idoneidad

El test o evaluación de idoneidad se realiza por la entidad cuando presta servicios de asesoramiento en materia de inversiones o de gestión de carteras.

Por tanto, además de las cuestiones analizadas para el test de conveniencia se debe profundizar más en la evaluación para conseguir un auténtico perfil de inversión del cliente, debiendo recabar la información necesaria sobre los conocimientos y experiencia del cliente en el ámbito de inversión correspondiente al tipo de producto o de servicio concreto de que se trate; y sobre la situación financiera y los objetivos de inversión de aquel, con la finalidad de que la entidad pueda recomendarle los servicios de inversión e instrumentos financieros que más le convengan.

 

Para ello la entidad preguntará, entre otros aspectos, sobre la fuente y nivel de ingresos, gastos regulares y periódicos, situación patrimonial, liquidez, horizonte temporal, nivel de aversión al riesgo, …

ANTERIOR

SIGUIENTE